Historias de tango

Romie

Fue como una meta, algo que deseaba conquistar con todo mi alma, mi cuerpo, mi corazón para salvar mi pareja.
El, empezó a bailar y enseñar el tango a sus alumnos en su escuela de baile.
Yo, me quede en la puerta : no entendía cómo entrar en esa música tan enredadora sin casi moverse. De siempre la musica a sido para mi una vida intensa : oyó notas y mi cuerpo se mueve solo…. Pero con el tango, no es asi : es todo una postura de la mente y un cuerpo que se desvanece y deja sitio a … otra cosa…. como el agua que va corriendo por el monte…
Entonces llegó “ella” y se combinaban tan bien….. que todo les fue fácil. No, no me quise rendir, no quise que el padre de mis hijos se alejara de nosotros. Me puse a trabajar sola en casa, viendo DVD : no entendia nada ! este pie, el otro y ahora mueve este….. Pronto tomé clases a escondidas, con otros, lejos de casa y espere, espere a que venga una milonga, con la furia de una conquistadora. Se quedo “embobado” : no lo podia creer ! “De donde sacas tu ese tango ? ” me pregunto con los ojos echando chispas. “De mi corazon !” le conteste, “donde hay tanto amor para ti”. “Ella” se fue. Nosotros seguimos uniondo con ganchillo cada dia para construir un largo traje de baile, mezclando lo que tanto nos une : nuestros hijos, nuestra familia, nuestro amor.
DSC_9200