Historias de tango

Justango

Cuando tenia unos 5 años mi padre me llevo a una plaza publica en la Habana, Cuba. Mi padre me subió a sus hombros y vi a un señor mayor, calvo que cantaba un tango. Parecía que no se le acababa el aliento cuando decia “Aaaay que se fue de mi vida, mi amor busca su amor en la tierra…” Se llamaba Alberto Gomez, cantaba Noche de Abril, y desde entonces quede presa de esa música PERFECTA que llaman tango. En mi pubertad mi padre me instalo una antena a un radio de onda corta para oir radios de la Argentina, y a diario escuchaba tangos en la radio nacional. Ademas mi hermano, de niña, me llevaba todos los 24 de Junio al teatro donde se conmemoraba la desaparicion de Gardel. Comencé a cantar tango en las fiestas y reuniones. He cantado en la casa de Osvaldo Pugliesse, y en Barcelona, España y en otros sitios donde se hace karaoke. Para mi es importante el tango pues siempre ha estado unido a todas las etapas de mi vida. Oigo la 2×4 de Buenos Aires a diario.
Actualmente vivo en Miami, tengo guardado miles de tangos en mi computadora y espero seguir cantando mientras se pueda

Tango_OPINA